El arte de ser imperfecto

 Todos sabemos que nadie es perfecto, incluso hasta el que cree que si lo es. La perfección se busca pero pocas veces se encuentra. Hoy día muchas personas por ejemplo buscan la perfección en su cuerpo llegando a límites insospechados sólo por tener una apariencia física, muchas veces incluso dañina para su salud. Pero querer ser perfecto es ir contracorriente. Si pretendemos ser perfectos por dentro posiblemente tampoco lo lleguemos a ser. Pero si todo fuéramos perfectos igualmente
¿Qué ventajas tendría?…

No existen pocas teorías respecto a la perfección ni en los hombres ni en la creación del Universo. A lo largo de la historia hemos visto y oído mucha filosofía al respecto. Cada día vemos como los anuncios nos incitan a consumir productos para ser perfectos, para conseguir un supuesto bienestar que muchas veces no será posible alcanzar. Las campañas mediáticas basadas en la perfección consiguen su propósito hasta rozar a veces limites que no deberían.

En Francia por ejemplo, hemos visto que están o van a tomar medidas contra la proliferación de temas relacionados con incitación a la delgadez. Anorexia y Bulimia son trastornos muy importantes como para jugar con ellos. No obstante vemos como cada día se nos bombardea en los medios con tener entre otras cosas un cuerpo 10. Tener un cuerpo 10 quizás no sea un pecado, pero puede ser una obsesión y peligrosa.

Pero con nuestra mente quizás también pase, aunque más desapercibido. Soy el más guapo y el más listo pero ¿Cuánto me va a costar serlo?. Una pregunta con un sencilla respuesta: mucho o todo. En un mundo competitivo especialmente entre lo físico y lo moral hemos conseguido hacer de la perfección que algunas personas hagan con ello su modo de vida. Tener una buena salud y cuidarse debe ser eso: salud. La salud verdadera no se compra, se consigue.

Si queremos ver un claro ejemplo de la perfección y el papel que juega tenemos hoy día al alcance de la mano las redes sociales.

¿Todo el mundo es guapo en la redes sociales?… ¿Necesitamos realmente que nos halaguen y nos digan lo bello que estamos posando en una simple foto?… No critico que sea así, pero… ¿No será que buscamos la perfección de nuestra imagen por ejemplo en las redes sociales?…Ya sabemos que muchas empresas usan nuestro perfiles para captar candidatos. Pero ¿Buscan perfiles perfectos o imperfectos?…buena pregunta. Una imagen vale más que mi palabras, pero una imagen también dice mucho de ti, así que en tus manos está.

En definitiva y resumiendo ¿De verdad te crees perfecto/ a?

Hay quienes se consideran perfectos, pero sólo porque exigen menos de sí mismos.

Hermann Hesse (1877 – 1962) Escritor suizo, de origen alemán.

David Alvarez. Terapeuta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s