NUESTRA FUERZA DE VOLUNTAD

NUESTRA FUERZA DE VOLUNTAD

einstein-1173990_1280

Cierta vez un profesor charlaba con un alumno sobre una fórmula matemática. Los dos habían obtenido el mismo resultado pero con diferentes formas. El profesor había usado una fórmula de toda la vida, sin embargo el alumno había utilizado una forma más ortodoxa aunque a la misma vez innovadora.

Ninguno daba su brazo a torcer, pero los dos habían obtenido el mismo resultado. Sus divergencias eran notables así que decidieron hacer una encuesta en la clase, para preguntar al resto que formula creían más acertada. El resto de alumnos acepto tal propuesta con agrado así como dos profesores más.

Después de la encuesta se recogieron y evaluaron los resultados quedando empatados, porque la mitad creia más en el sistema del uno que el del otro y viceversa, así que decidieron volver a hacer una nueva encuesta, pero esta vez ganó el bando del alumno, es decir la formula innovadora y ortodoxa, pero que igualmente había dado el mismo resultado.

Evidentemente alguíen cambio su parecer, y por algún motivo decidió que el alumno ganara la encuesta, no obstante y aunque no parecería muy ético querían saber quién cambio su opinión al respecto, así pues preguntaron a los asistentes. No tardó mucho en salir y fue un profesor de los dos que se habían apuntado al tema de la encuesta.

El otro profesor un poco perplejo no podía creer que su compañero del claustro cambiara su parecer, y no pudo evitar preguntarle que le había hecho cambiar de opinión, a lo que este respondió:

En el ejercicio se pide un resultado y el resultado sale, el que se haga de una forma u otra no es tan relevante. El objetivo se cumple que es lo que se busca, pero sobretodo se acierta. El hecho de que toda la vida hayamos hecho una cosa de una forma no quiere decir que siempre tenga que ser así. Podemos cambiar tanto nosotros como la forma de hacer las cosas, si el resultado siempre se consigue, al menos es lo que a mi me vale y el alumno lo ha conseguido.

El otro profesor un poco perplejo exclamó: Pero no es lo mismo, si hemos aprendido así ¿Por qué cambiar ahora? a lo que esté replico de nuevo: No estamos cambiando, estamos aprendiendo que las cosas se pueden hacer si se quiere de muchos modos. ¿Acaso hay algo más bonito que inventar conocimientos?

LO QUE CUENTA ES NUESTRA FUERZA DE VOLUNTAD, DE AHÍ NUESTROS NUEVOS LOGROS

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”.

Albert Einstein

Post: David Álvarez. Psicólogo Social

Colaborador de : http://www.psicoactiva.com

Fotografía: Pixabay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s